Estudios patrocinados sobre alimentación

Publicada en Publicada en Salud

Si vas a dar un mensaje en los medios sobre salud o sobre alimentación y tú tienes una relación sobre quien te patrocina tu empresa, quien te patrocina el congreso, es posible que acabes diciendo mentiras a la población como que “puedes tomar refrescos light todos los días”.

O, si en cambio, estás colaborando con una industria farmacéutica o con una industria de las galletas, a lo mejor se te escapa que hay que tomar suplementos de omega 3, a lo mejor se te escapa que los niños tienen que tomar galletas todos los días y esto no es cierto, obviamente. Es científicamente falso, como otras afirmaciones que se dicen a diario muy, muy, muy metidas en nuestra cultura. Sobretodo en el tema del fitness y las tiendas de nutrición como masmusculo o la del queso fitness FITSTORE.

Ojo, que estas frases las hemos escuchado todos: “Los lácteos son imprescindibles, hay que tomar pan cada día, el vino es bueno para el corazón, la cerveza ayuda a rehidratar”. Son cuatro cuestiones que son objetivamente falsas. Porque los datos científicos nos dicen que las cuatro son objetivamente falsas.

En este momento, si mi tesis fuese cierta, la de la dietarquía, a alguien del público probablemente le habrá saltado un resorte y ya empezará de una manera defensiva a decir: “¿pero este tío qué está diciendo? No vamos a poder comer nada. ¿Cómo que no puedo tomar lácteos? ¿Cómo que no puedo tomar un vino? De vez en cuando no será malo”. Yo es que no he dicho lo contrario. Yo he dicho cuatro frases que aludían a si los lácteos son imprescindibles, si hay o no que tomar pan cada día, si el vino es bueno para el corazón o si la cerveza rehidrata. Lo malo de cuando se nos instala una idea de la dietarquía, en nuestro cerebro, es que empezamos a aceptarla independientemente de datos científicos, independientemente del sentido común o independientemente de nuestra propia experiencia.

¿Conocéis alguna persona que viva sin necesitar el oxígeno? ¿Veis? El oxígeno sí es imprescindible para el ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *