Bonito del norte: una excelente opción

Publicada en Publicada en Cocina

Es de suma importancia mantener nuestras dietas en un régimen que nos proporcione nutrientes, proteínas y minerales, para tener la certeza de que lograremos tener una vida lo más sana posible.

Existen alimentos cuyo potencial alimenticio es inmenso, por lo tanto, preservarlo en nuestra alimentación nos trae muchos beneficios, que a la larga se convierten en aliados para combatir la degeneración típica de la edad.

Entre esos alimentos está el pescado, rico en una gran variedad de factores positivos y estos son tan diversos como las especies que tenemos disponibles para el consumo.

Nos centraremos en uno en particular: el bonito.

¿Por qué es bueno consumirlo?

Desde una perspectiva más nutricional, y ya que el bonito es un pescado azul, es de antemano un pescado rico en grasas saludables, de hecho… se le recomienda por ello (es especialmente rico en ácidos grasos omega-3).

El bonito aporta importantes cantidades de vitaminas que pertenecen al grupo B -Estas pues, como la vitamina B2, B3, B9 y B12-, además de contener vitaminas A y D; aunque también aporta minerales como el potasio, fósforo, hierro, magnesio y yodo.

Además de todo su contenido rico en grasas saludables, hay que señalar que posee una gran cantidad de proteínas con un alto valor biológico.

¿Cómo nos beneficia?

El bonito, como ya se sabe, es un pescado azul. Este es constantemente recomendado a individuos que padecen de enfermedades cardiovasculares, gracias a que su composición rica en ácidos grasos omega-3 ayuda considerablemente a reducir los niveles tanto en colesterol como en los triglicéridos. Como si eso fuera poco, también ayuda a que la sangre sea mucho más fluida, por lo tanto… el consumo de bonito puede prevenir la formación de trombos y coágulos en la sangre.

La verdad es que es muy interesante que el consumo de bonito cuando se junte con otros alimentos ricos en calcio, ya que tanto contenido en vitamina D ayuda notablemente a mejorar su absorción. En cambio, la vitamina A es estrictamente necesaria y fundamental para tener una visión eficiente y saludable, además de que ayuda a combatir las infecciones de distintos orígenes.

Cuando entramos en el campo de los minerales es de suma importancia que destaquemos que el bonito un alimento es rico en yodo, este a su vez, es un componente fundamental para mantener, prever y preservar el buen funcionamiento de la glándula tiroides. El bonito también es un alimento rico en magnesio, algo muy importante. El magnesio es conocido por contribuir a proteger los músculos, nervios y los intestinos… procurando que estos desempeñen sus funciones correctamente.

Es rico en proteínas, por lo que es un gran alimento a consumir si lo que se busca es incrementar la velocidad metabólica. Además, reduce la velocidad con la que absorbemos hidratos de carbono y también reduce las posibilidades de aumentos de azúcar en la sangre del consumidor.

Consumir bonito del norte

La mejor presentación disponible para este pescado es el bonito en conserva. La conserva no sólo mantiene todas y cada una de las cualidades nutricionales del bonito, sino que además preserva todo su sabor.

Existen también muchas formas de prepararlo: una ensaladilla, relleno para empanadas, en degustación, croquetas o incluso como base de un plato de pasta. Lo único que limita a quien decide consumir este pescado es la cantidad de imaginación -o recetarios- que tenga en su poder.

Sin embargo, la constante para que cada platillo que degustemos sea una verdadera maravilla radica en la calidad del distribuidor. Por eso, si deseas comprar bonito del norte en conserva, debes buscar una buena marca que te garantice gran sabor, nutrientes, proteínas y todo lo demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *