Residencia de mayores a medida

Publicada en Publicada en Servicios

El envejecimiento activo y saludable es el concepto que sobrevuela felizmente sobre un residencia de mayores como http://residenciaavenidasanluis.com/.

 

Los abuelos, como popularmente se les llama a la parte de población que ya no tiene vida laboral activa, forman parte de la sociedad como cualquier otro individuo. Sin embargo, precisamente por la falta de actividad a la que se ven sometidos en los últimos años de la vida, y unido en muchas ocasiones a dificultades físicas o psíquicas que afectan su cotidianidad, necesitan atención de sus familias. Pero también muchos de estos ancianos pueden representar una carga para ellos porque no pueden hacerse cargo u otras razones, circunstancias por las que un centro especializado en el cuidado de los ancianos, resuelve eficazmente la situación.

 

Estos establecimientos, privados o tutelados por la Administración Pública, acogen a los abuelos y les cuidan desde las 10 de la mañana hasta las 20.00 horas cada dia. Esto significa que pernoctan en sus domicilios, lo cual permite eliminar la idea negativa que pesa sobre las conciencias de los propios ancianos y sus familias con respecto al abandono que algunos sienten cuando están en residencias.

 

El centro de dia para mayores es un paso intermedio entre el cuidado integral en casa de un familiar, la soledad y riesgo de estar completamente solo, y el internamiento en una residencia de manera definitiva. Muchos ancianos no viven esta última opción con alegría, es por eso que los centros diurnos sean una solución muy aceptada por muchos de ellos y representa una buena solución a sus circunstancias.

 

Desde el punto de vista médico, en estos sitios les atiende un equipo multidisciplinar que cubre todas sus necesidades curativas y paliativas. Los técnicos en atención sociosanitaria son quienes les sirven de apoyo de manera integral, les proporcionan desde los cuidados de higiene, la comida y la compañía y apoyo emocional que mejora su calidad de vida.

 

Algunas de las personas que viven la llamada tercera edad con algún grado de deterioro físico o cognitivo, y que a su vez presentan discapacidad sensorial y de movilidad, reciben atención sociosanitaria en estos equipamientos diurnos. Su función es preventiva y rehabilitadora, y para ello reciben apoyo técnico y especializado que también incluye a la persona que le cuida y a sus familiares.

 

De esta manera, sin que pierdan el contacto con su entorno personal ni familiar, la atención que reciben potencia su autonomía y evita la institucionalización, o lo que es igual,  aleja el internamiento en residencia permanente que la mayoría no desea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *